El tormento de los niños africanos acusados de ser brujos

 

En varios países del continente africano muchos niños están viviendo el terrible drama de ser considerado como “brujos”. Los motivos que dan a conocer tienen que ver con sus creencias pero son injustificables el sufrimiento y vulnerabilidad de quienes reciben este estigma.
En el informe de Unicef de 2010, Angola, Nigeria, Camerún, República Centroafricana, Liberia, Sierra Leona, Tanzania, Burundi y Gabón son algunos de los países que manifiestan este tipo de consideración sobre niños “brujos”.
Uno de los casos fue el de una joven de 15 años que no lograron identificarla, fue catalogada como “bruja” luego que su padre muriera y que su primo sufriera un ataque epiléptico que no obtuvo explicaciones del médico.
“La mujer de mi tío dijo que yo era responsable de la enfermedad del niño, porque ella nunca había visto algo similar”, aseguró. Este episodio marcó su vida y la convirtió en un infierno hasta ser expulsada de casa. Pero esta historia, sin embargo, se repite en otras familias.
“Me decía a mí que debía evitar el contacto con otros niños, para no decir que les hacía daño. Ellos me acusaban de bruja, y eso me dolía“, agregó. Finalmente en 2013, fue rescatada por una organización relacionada a Unicef.
Primeramente sufren el abandono, y en segundo lugar los niños conviven, a veces, con tortura para confesar que poseen poderes sobrenaturales. Según la ONG británica Safe Child Africa, se estima que el 80% de los niños y adolescentes acusados de brujería son expulsados o huyen de casa.
Los niños que padecen diferentes enfermedades como epilepsia, tuberculosis, autismo, síndrome de Down y tartamudez, también son perseguidos. También existen otros tipos de casos de menores considerados como terribles, agresivos, perezosos o “aéreos”. Además si su parto fue inusual o es huérfano, el niño puede ser marcado para el resto de su vida.
“Muchos niños saben de la creencia en brujería y tienen ese miedo a la “acusación”, que le ha ocurrido a ellos por sus propios padres o por las iglesias. El miedo es omnipresente. El tiempo, el amor y el afecto pueden convencerlos de lo contrario, pero las cicatrices psicológicas son difíciles de tratar “, aseguró Gary Foxcroft, un activista contra acusaciones de brujería.
En 2016 un proyecto trae ayuda a estos niños quienes padecen esa situación. La aldea Land of Hope, en Nigeria, fue creada por una danesa que abandonó todo para cuidar de menores acusados de brujería. Hoy, son 46 niños bajo su cuidado. Su trabajo es financiado por donaciones.
“El momento más maravilloso es cuando percibo la transformación. El paso de estar abandonados, excluidos y medrosos a convertirse en buenos alumnos, llenos de fuerza y con un propósito de vida. El testimonio de esto es un milagro. Milagro que sólo ocurre cuando usted entrega tanta energía a sus sueños y enfrenta sus miedos “, añadió Anja Lovén, responsable del proyecto.
Fuente: Gospel Prime

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .