Las mentiras mas comunes de la pornografia

 

Los límites morales se están corriendo cada vez más hacia un mundo de sensualidad y erotismo que no respeta edad ni desarrollo y que, por supuesto, no se preocupa de las consecuencias sociales que pueda generar. A continuación, algunas mentiras de la industria pornográfica y sus nefastas consecuencias:

 1er Mentira: Mirar películas ‘subidas de tono’ es una ‘travesura inocente’.
Hay quienes afirman que la pornografía es simplemente una ‘válvula de escape’, una forma agradable de disipar los impulsos sexuales, un derecho personal privado que no daña. Si bien es cierto que muchas personas luego de la repetición de las mismas imágenes pierden el interés, otras, caerán en el terreno de las adicciones sexuales.

2 Mentira. Mirar pornografía agrega una chispa de pasión al matrimonio.
Muy por el contrario, el consumo de pornografía a menudo roba espontaneidad y agrega problemas. Este tipo de películas muestra a mujeres, casi siempre jóvenes, que realizan cualquier tipo de práctica en cualquier clase de situación o lugar y con cualquier número de compañeros. Los hombres terminan pretendiendo que sus esposas se parezcan en algo a las actrices fogosas y desinhibidas que ven en dichas películas. Además, el mirar pornografía despierta fantasías por nuevos comportamientos y, cuando el cónyuge es reticente a participar, es agredido/a; enojos, insultos y amenazas surgen con frecuencia.

Los hombres van directo al grano… ¡y a las mujeres les gusta! 
La pornografía no considera los sentimientos de las personas. No valora el amor, la dulzura o el romance. Nunca se ven besos, caricias, ternura y afecto.

No existen mujeres con celulitis ni estrías producto de un embarazo o el paso de los años. Al contrario, lo único que se ve es genitalidad en personas jóvenes, desinhibidas y aparentemente felices.

El cine ‘porno’ nunca muestra el tiempo que tardan los actores en excitarse para la ‘función’, por lo que las personas creen que en la vida las cosas funcionan así. Sin embargo, la importancia del tiempo previo y del amor romántico es totalmente indispensable no sólo para que la mujer no experimente dolor durante o después de la penetración, sino también para el propio hombre, pues mejora el placer durante el orgasmo.

En definitiva, la pornografía es, por sobre todas las cosas, una gran mentira. Todo lo que ofrece es un estimulante sexual, por lo que además de ser una gran mentira es una forma reducida y empobrecida de la sexualidad.

Pero lo que es peor, va dejando imágenes acumuladas en el cerebro que llevan a rememorar lo visto y creer que eso puede ocurrir en algún momento de la vida. Como consecuencia surge la frustración por lo cotidiano, el deseo por experiencias similares a las vistas y la pérdida de tabúes sexuales en un mar de lascivia y excitación.

A las mujeres les gusta el sexo fuerte, también es una mentira.
Las películas pornográficas presentan a las mujeres como objetos que desean ser penetradas, tratadas con rudeza, sometidas y dominadas. Esta es una peligrosa mentira. No sólo las mujeres sino la inmensa mayoría de los hombres no comparten la idea de violencia en el acto sexual. La relación podrá ser más fogosa e intensa algunas veces, pero nunca violenta. La pornografía intenta naturalizar la violencia hacia la mujer.

Las 1001 posiciones para hacer el amor.
Las películas XXX presentan tantas posiciones para practicar el sexo como días tiene el año. Por supuesto que algunas requieren de verdaderos acróbatas, pues son un gran desafío a las posibilidades del cuerpo humano.

Todo espectáculo termina con estrellitas de colores. 
Los encuentros sexuales terminan con un orgasmo a ‘gran escala’. La medida habitual de eyaculado en la población en general es de apenas 1.5 a 4 ml, algo tan poco interesante que ha obligado a la industria pornográfica a maximizarlo con distintos ingredientes: desde leche condensada a otros con similitud visual al semen. Por su parte, si bien es cierto que la mujer puede tener varios orgasmos en una misma relación sexual, no es lo más frecuente, y sólo se presenta en una proporción ínfima del total de relaciones.

La pornografía no es adictiva, también es mentira. 
Varios estudios han demostrado que muchas personas que ven pornografía desarrollan el deseo de ver material cada vez más perverso. A raíz de ello comienzan a emplear métodos cada vez más violentos en sus relaciones sexuales. Los psiquiatras británicos Martin Roth y Edward Nelson han declarado que “lejos de tener un efecto catártico, el ver pornografía produce un mayor interés en la desviación sexual”.

Una de las más poderosas adicciones hoy en día es la pornografía. Hace desear más y más, como el alcohol o las drogas. Nunca es suficiente. La adicción paraliza la espiritualidad, pervierte la forma de ver el mundo, deforma la vida social y destruye cualquier posibilidad de ser efectivos en el ministerio.

Fuente: Pres Jose Luis y Silvia Cinalli

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .