El puente de Dios

 

Había un hombre que era muy fiel a Dios. Era tan fiel a Dios y su palabra, que Él decidió hablar con este hombre para concederle el deseo más grande que este hombre quisiera.

Llegado a la presencia de Dios, el Señor le dijo: – He reconocido tu lealtad y deseo compensarte; voy a concederte lo que tú más quieras.

El hombre se quedó pensativo por unos minutos, y le contestó al Señor: – A mí me gusta mucho Hawái, pero se me hace casi imposible ir cuando lo deseo, porque los pasajes de las aerolíneas son muy caros, así que me gustaría que construyeran un puente que atraviese el Pacífico para que pueda viajar cuando quiera.

A lo que el Señor le contestó: – Hijo, cuando hice los mares, los hice de gran profundidad y con fuertes corrientes, así que construir un puente que atraviese el Pacífico no será posible. Pídeme otra cosa y te la concederé.

Anuncios

Nuevamente el hombre se quedó pensativo por unos minutos, y le contestó a Dios: – Comprendo Señor, entonces deseo que me des el total entendimiento acerca de las mujeres. Deseo saber qué es lo que las motiva, de la manera que piensan, y porque actúan de la manera que actúan. Deseo que me des la sabiduría para entender la mente de las mujeres al 100%.

A lo que el Señor contestó: – ¿de cuantos carriles me dijiste que querías ese puente?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .