Por qué Guatemala le dijo “Sí” a Jerusalén

Guatemala es un pequeño paraíso donde el clima siempre es agradable y las ciudades principales yacen en cordilleras encantadoras. Si eso no fuera suficiente, esta pequeña nación ofrece hermosas playas tanto en costa caribeña como pacífica.

Pero Guatemala también es un pasillo entre Honduras y México para el narcotráfico. La costa no patrullada y las junglas poco pobladas de Guatemala se han convertido en puntos atractivos de aterrizaje para barcos y aviones que llevan drogas desde Sudamérica.

La delincuencia y la corrupción siempre traen miseria al pueblo de una nación y Guatemala ha recibido su dosis. Eventos que se salen del control de Guatemala, tales como la revolución marxista de Castro en 1959 en la cercana Cuba, o un terremoto devastador en 1976, que dejó más de 20.000 muertos y 1.000.000 de personas sin techo, junto con la pobreza actual de más de la mitad de sus 17.000.000 de ciudadanos (generando más delincuencia), han retado a cada líder de esta nación por más de un siglo.

Los ciudadanos de esta nación sufrieron una guerra civil con dictadores “buenos” y malos, y más de 200.000 víctimas. Por otro lado, los líderes de los gobiernos que ha tenido Guatemala han encarado una oposición formidable por parte de la guerrilla hasta que, finalmente, los acuerdos de paz fueron firmados en 1996.

UN MOVIMIENTO CONTRARIO POR EL ESPÍRITU SANTO DE DIOS

Al mismo tiempo, otra oleada de cambio estaba tomando lugar. En este país mayormente católico, el mensaje del evangelio se difundió por todo el territorio, trayendo multitudes a la salvación por medio de Jesús. La gente comenzó a orar por la sanidad de su nación.

Una constitución nueva, con un mayor énfasis en la garantía de derechos humanos, fue aprobada en mayo de 1985, resultando en la primera elección de un presidente civil en Guatemala en un periodo de quince años.

Pero, en la ausencia de dictadores y su fuerte frente militar, varios grupos de guerrillas marxistas y pandillas criminales encontraron una nueva oportunidad para unificar su insurgencia. Mientras que la inestabilidad barría por gran parte de Centroamérica, las fuerzas militares de Guatemala tomaron las riendas de nuevo en 1996.

No obstante, con todos los altibajos, el Cuerpo de creyentes continuó extendiéndose, y se estima que ahora el 40 por ciento de los guatemaltecos son evangélicos nacidos de nuevo. ¡Según la Alianza Evangélica, hay unas 27.000 iglesias evangélicas en Guatemala!

Es en este contexto que Guatemala eligió a Jimmy Morales, un evangélico, como presidente en las elecciones del 2016.

PRESIDENTES MORALES Y TRUMP

Las similitudes entre los dos presidentes son asombrosas. El Presidente Morales era una persona reconocida en los medios, actor, productor y empresario.

Es un evangélico—y no sólo de nombre. Recibió sus estudios primarios y secundarios en el Instituto Evangélico América Latina. También estudió teología en el Seminario Teológico Bautista y producción audiovisual en Radio y Televisión Española (RTVE) en Madrid, España.

Aunque vino de un trasfondo muy pobre, vendiendo bananos en la calle, obtuvo títulos en una gran variedad de materias, ha sido profesor universitario, y ha fundado varias empresas.

Como el Presidente Trump, lidera un partido de derecha y predica valores conservadores. Se identifica como nacionalista, y se opone al aborto, al matrimonio homosexual y a las drogas legalizadas.

Nadie lo tomó muy en serio al principio, dado que nunca se había ejercido en la política. Pero como Trump, Morales, el candidato desconocido (‘tapado’) y el que carecía de fondos, remontó en un campo de catorce aspirantes para liderar en la primera vuelta, y venció a una antigua primera dama en la carrera presidencial.

Se impulsó con una ola de disgusto público con la élite política y el sistema ‘manipulado’. Postulándose como un forastero sin ninguna conexión a la clase política desacreditada, el Sr. Morales ganó el 67 por ciento de los votos en la segunda vuelta ese octubre.

El éxito de Morales fue percibido como una señal de desconfianza de muchos guatemaltecos hacia la élite política que gobernó el país durante décadas. El último presidente renunció debido a corrupción. De hecho, al menos diez parlamentarios están siendo investigados actualmente.

Aunque nadie acusa al Sr. Morales de enriquecerse, este año su hijo y hermano fueron acusados de corrupción, y la ONU está llevando a cabo una investigación afirmando que no reveló algunas contribuciones hacia su campaña presidencial.

Debido a la historia difícil de Guatemala, su democracia todavía es frágil. Pero muchos líderes cristianos le darían crédito a la oración por ayudar al país a navegar sus crisis más recientes sin mayor violencia o una ruptura del proceso constitucional.

Mientras Morales tomó posesión, los cristianos sabían que habría mucho en juego y una gran responsabilidad sobre los hombros de Morales. Muchos en el Congreso están contaminados con vínculos al vasto submundo de Guatemala. Más de dos tercios de la cocaína que ingresa a los Estados Unidos atraviesa el país. La delincuencia e inseguridad (nutrida por las pandillas, la extorsión y el narcotráfico) están por las nubes. La economía está en ruinas. Entonces los cristianos se han tomado el mandamiento del Señor de orar por sus líderes muy en serio.

JUDÍOS Y CRISTIANOS TRABAJANDO JUNTOS TRAJERON LA VICTORIA

“Estamos agradecidos con nuestro presidente por hacer este traslado,” nos comunicó un empresario cristiano guatemalteco por correo electrónico, “pero ocurrió debido a la presión de todos los pastores cristianos, el Rabino y la Liga de Amistad en el parlamento que finalmente tomó la decisión de mover la Embajada de Guatemala a Jerusalén.”

El portavoz del gobierno dijo que la decisión fue hecha sin ninguna presión o propuesta por los Estados Unidos. Fue una decisión por su cuenta: ¡ser la segunda nación en el mundo de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel!

“Nuestro presidente está recibiendo elogios, pero también está teniendo que hacer frente a una enorme presión de parte de los gobiernos árabes, líderes palestinos y naciones europeas para revocar la decisión,” escribió nuestra amigo que tiene muchos contactos entre el gobierno y líderes de las iglesias.

Por supuesto, Israel está encantado. La portada del Jerusalem Post deliraba: “Mientras que fue audaz que el Presidente de los EE.UU. Donald Trump se desviara del consenso de la “comunidad internacional” e hiciera lo justo, para Guatemala fue más que osado. Y nosotros aquí en el estado judío estamos verdaderamente agradecidos. ¡Viva Guatemala!”

Por Shira Sorko-Ran

Maoz.co.il

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .