La biblia esta transformando latinoamerica

 

El evangelismo está transformando la política latinoamericana. Ya lo ha hecho en muchos países y continúa hacia adelante tomando posesión de territorios que Dios está poniendo ante sí.

Cuando todo se perfilaba oscuro, cuando todo parecía imposible de reconciliar en casi todos los frentes, hay sin embargo, una luz de esperanza que recorre el aire de América Latina y que nos hace mirar hacia adelante con una renovada esperanza permitiéndonos recordar que no todo está perdido y que Dios aún está en control.

Es el hecho de que hombres con temor de Dios se están levantando como autoridad en los gobiernos de muchos países y eso no es una casualidad.

Es el fruto de la semilla sembrada por grandes hombres y mujeres de Dios que a lo largo de las últimas décadas han recorrido de extremo a extremo todo su territorio pregonando las Buenas Nuevas del Reino de Dios, profetizando, liberando, sembrando y sanando naciones enteras.
América Latina en su totalidad fue, en los últimos años, movida por una ola sin igual de fe y esperanza a partir de grandes ministerios llenos de la unción del Espíritu Santo por medio de los cuales centenas y millones de centenas han cambiado sus vidas para entregarlas a Jesucristo y han logrado cambiar el ambiente espiritual de muchos países. Esto tenía que traer fruto y lo trajo.
El pueblo de Dios entendió, al fin, que el mundo está para ser conquistado y es así como se están levantando hombres y mujeres dispuestos a pagar el precio por ocupar los lugares de gobierno que fueron usufructuados por las tinieblas durante siglos. Lo que estamos viendo es el resultado lógico de una siembra encarnizada y constante de la iglesia de Jesucristo.
Debemos entender también que esta nueva realidad forma parte del plan estratégico de Dios para este último tiempo sobre las naciones del mundo. En este tiempo se levantarán las naciones para honrar al Cordero y los que han sido lavados por su sangre serán puestos en autoridad para que el Rey de reyes sea conocido y adorado en todos los rincones de la tierra, y éste es un fenómeno que se está dando en muchos países alrededor del mundo.
En general, en las décadas pasadas los evangélicos se mantenían al margen de la política y la enseñanza predominante en las iglesias era que militar en las filas políticas no podía ser considerada por los cristianos como una profesión de la cual ocuparse porque era algo sucio, más próximo a ser blanco del juicio de Dios que de llevar a conocimiento público su justicia.
Gracias a Dios eso ya no es así. El pueblo cristiano entendió que la única forma de que nuestras naciones no terminen destruidas es cuando los hijos del Reino se dispongan a “reinar” y gobernar como lo manda la Biblia. Se está entendiendo también que justamente esa es una de las victorias conseguidas por nuestro Libertador en la cruz del calvario.
Así es como a partir de la década de 1970 muchos cristianos de América Latina comenzaron a sentirse inquietados a militar en política. Desde entonces los países de esta región de Occidente están viendo el progreso de una gran fuerza motora que está haciendo conocer su peso, ellos son los cristianos evangélicos.
El camino desde el Reino de los cielos a los lugares de gobierno está siendo despejado y los hijos del Reino se han dispuesto a avanzar. Para corroborarlo vamos a ver algunos ejemplos.
Hace apenas unos días ganó las elecciones de Brasil Jair Bolsonaro cuyo lema durante su campaña política rezaba de la siguiente manera: “En Brasil, por encima de todo está Dios” y “Lo que Brasil necesita es un hombre con Jesucristo en el corazón.”
Aunque la opinión pública se mostró escandalizada por las supuestas declaraciones “homófogas” de Bolsonaro al prometer públicamente devolver el orden moral a su país desarraigando la ideología de género y desarticulando los patrones de vida que plantea el movimiento LGTB, durante toda su campaña siguió pregonando que serían los principios bíblicos quienes regirían su gobierno.
En Brasil hay una amplia lista de cristianos militando en política. En el Congreso hay una bancada de más de 90 miembros evangélicos que han frenado acciones legislativas que pretendían dar privilegios a grupos minoritarios como el colectivo LGTB. El poder evangélico reside en el Congreso y reúne a los parlamentarios cristianos que oran y cantan himnos al Señor todos los miércoles a la mañana en una sala plenario del mismo Congreso. Han tomado la forma de un frente evangélico que los reúne y son ellos los que influyeron decisivamente en la caída de Dilma Russeff y han posicionado a Jair Bolsonaro como candidato presidencial. También el alcalde de Río de Janeiro Marcelo Crivella es un obispo pentecostal y Wilson Witzel, gobernador del Estado de Río de Janeiro, es miembro del Partido Social Cristiano.

Uruguay también es otro ejemplo a seguir. Según un medio informativo uruguayo, hay en la República Oriental al menos 16 evangélicos trabajando en política. Se reúnen, reciben la bendición de sus correligionarios y se comprometen a hacer primar la ley de Dios. Entre ellos se encuentran Gerardo Amarilla, el pastor Álvaro Dastugue y Benjamín Irazábal, quienes son diputados en el Parlamento Uruguayo. Además, entre diputados suplentes, ediles titulares y suplentes, funcionarios de intendencias y organismos públicos de todo el país, hay otros 13 evangélicos trabajando en política.
Honduras tiene un 53 % de cristianos evangélicos. A principios de 2018 el diputado Tomás Zambrano presentó una moción para que se aplicara la lectura de la Biblia en las escuelas. En medio de un acalorado debate el jefe de gobierno Juan Hernández se pronunció a favor y también lo hizo Andrés Martínez, presidente de la Asociación Nacional de Padres de Familia, afirmando que como padres están de acuerdo con cualquier iniciativa que promueva los valores en los niños.
La 2011 Comunidad Cristiana de Arequipa celebró por primera vez la ceremonia de acción de gracias por el Perú en la cual participaron las autoridades regionales. En esa ocasión tanto los fieles como las autoridades levantaron las manos en alto pidiendo por el rumbo político de Perú. En esta reunión estuvieron presentes congresistas, gerentes de Educación, presidente de la Junta de Fiscales, el presidente de la Corte Superior de Justicia, el Presidente de la Cámara de Comercio, el Defensor del Pueblo, y otros más. En Perú existe un Decreto Supremo en el que se reconoce específicamente a la iglesia evangélica en el país.
En el territorio de Guatemala predominan los cristianos, ellos son un 88 %. Es el país que más evangélicos tiene en Latinoamérica, y ellos crecen constantemente. Guatemala está posesionada entre las naciones más cristianas del mundo. Jimmy Morales, pastor evangélico y comediante ganó las elecciones presidenciales en 2016.
Colombia es un país con serios problemas por causa de la guerrilla, sin embargo cuenta entre sus líderes con autoridad a cristianos evangélicos, Álvaro Uribe, el expresidente, es uno de ellos. El nuevo presidente de Colombia es Iván Duque y entregó la nación y su vida a Jesucristo. Esto ha causado una fuerte repercusión en el país. Algunas de las palabras expresadas por Duque fueron las siguientes: “como abogado entiendo que todas las leyes que rigen a Colombia provienen de tu Palabra, gracias Señor”.
En Paraguay y Colombia fueron los evangélicos quienes lograron que los ministerios de educación prohibieran los libros que abordan la sexualidad. Y se levantaron haciendo marchas y exigiendo cambios de rumbo en contra de la agenda LGTB. Esto ocurrió también en Perú, Costa Rica, República Dominicana, México, Chile y Argentina.
En Costa Rica Fabricio Alvarado pasó en primer lugar a la segunda vuelta como candidato al partido evangélico Restauración Nacional y si bien fue derrotado en las urnas, pudo aglutinar el 40 % de los votos y con su campaña los parámetros de moral establecidos por la Palabra de Dios se dieron a conocer en los frentes políticos.
La “débil” bancada evangélica de Chile aún no ha logrado influir en la toma de decisiones pero sigue adelante con paso firme. Sin embargo el 31 de Octubre pasado, en el día de las iglesias evangélicas, el presidente Sebastián Pineda dio un efusivo mensaje desde el Palacio de la Moneda en favor de los evangélicos en su país, reconociendo con palabras de mucho alago el trabajo ferviente que ellos llevan adelante en el área social y educativo de su país.
Haití había sido dedicado a Satanás en 1791, en 1991 y esa consagración volvió a repetirse a principios de siglo. Se dice que Haití era el país con mayor poder ocultista en todo Latinoamérica. Pero entonces, en 2017, Jovenel Moise juramentó como presidente reconociendo que Jesús es la única esperanza para el país y miles de personas salieron a las calles cantando alabanzas y dando gloria a Dios. Jovenel Moise ha decidido poner su confianza en Jesucristo para conseguir un cambio verdadero en su país y millones de haitianos siguieron su ejemplo.
Los evangélicos están provocando una conmoción entre los políticos de Latinoamérica que se ha notado en los medios de comunicación.
Con el título “El Peligro de las Iglesias Evangélicas en la Política Latinoamericana”, el escritor Miguel Torres publicó lo siguiente: “A los camaradas de toda nuestra Patria Grande: tenemos que deslindarnos, no solo de las iglesias evangélicas sino de los cristianos. Son todos unos fanáticos que son capaces de meter a cualquier país en el hoyo más profundo como acaba de suceder en Brasil”. También dijo el mismo autor “en América Latina han crecido de manera peligrosa y este peligro no es abstracto”.
En Argentina algunos han propuesto investigar de dónde sacan los fondos los evangélicos para generar semejante fuerza de confrontación porque no creen que se solventen por sí mismo. “Nos equivocamos – dijo un periodista – pusimos la mirada en la Iglesia Católica y no nos dimos cuenta que en realidad, la fuerza contra el aborto y la ley de Educación Sexual Integral con Ideología de Género proviene de los cristianos Evangélicos, tenemos que averiguar quiénes los están financiando”.

“Pídeme y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra” dice el Salmo 2:8. “Mira que te he puesto en este día sobre naciones y sobre reinos, para arrancar y para destruir, para arruinar y para derribar, para edificar y para plantar” (Jer. 1:10) fue la fuerte proclama del Señor por medio de su profeta que aún hoy sigue apasionando a muchos de sus discípulos.
Un nuevo tiempo para la iglesia de Jesucristo ha llegado y éste no debe ser desaprovechado.
Fuente: Elda Elisa Mout, pastora y escritora cristiana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .