Soy un inservible

Me encuentro, a menudo, con personas que se sienten poca cosa para servir al Señor.

Vaya este consejo para esos hermanos: Cuando a usted se lo convoque para predicar, para ser parte de una comisión, dirigir una célula casera o para realizar cualquier tarea de la iglesia, sepa que Dios no lo está convocando porque usted tiene capacidad, sino porque tiene muchas debilidades.

Y eso lo obligará A DEPENDER EN TODO DEL SEÑOR. Y depender de Dios con toda humildad, y no confiando en los talentos personales, es seguridad de éxito en lo que haga.

Sentirse inadecuados y poco capaces, aunque produce sensaciones de temor y duda en nosotros, es la mejor condición para avanzar exitosamente en los proyectos del Señor.

Cuando Abraham recibió la promesa de Dios de que iba a engendrar un hijo, no podía dejar de mirar las visibles debilidades de su cuerpo envejecido. ¡Tenía 99 años!

¿Si usted fuera Abraham, no le costaría creer en la promesa del Señor?

Todo lo que sé es que Dios parece deleitarse en escoger hombres y mujeres que no encuentran en sí mismo absolutamente nada que los inspire a creer que son las personas capacitadas para la tarea.

Pero de lo que estoy seguro es que cuando Dios elige NO SE EQUIVOCA.

Quite para siempre el “No puedo”, “No lo lograré”, “Elija a otro”. Avance. Acepte. Es Dios quien lo está eligiendo.

Fuente: Marcelo Laffitte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .