Emotiva carta de un pastor desde el corazón del coronavirus

Pastor chino en Wuhan emite llamado urgente a orar mientras los casos de coronavirus superan los 20.000. Los cristianos, pocos abren sus casas a quienes huyen de la epidemia.

El número de casos del nuevo coronavirus subió a más de 1.900 en China continental el sábado, mientras funcionarios de salud cerraron la ciudad de Wuhan a principios de semana en un esfuerzo por contener la propagación de la enfermedad, similar a la neumonía. y que los expertos médicos han confirmado que puede ser pasado de humano a humano.

Un pastor chino que vive en Wuhan, el epicentro del brote de coronavirus (con un 2,5% de mortalidad), ha escrito una impactante carta instando a los creyentes de todo el mundo a orar, mientras que el número de casos confirmados supera los 20,000 en el país.

La carta del pastor llega cuando el número de casos confirmados del coronavirus aumentó por encima de 20,000 en China, lo que llevó a las autoridades chinas a poner en cuarentena a varias ciudades importantes.

Una carta llena de poder espiritual

El líder cristiano, identificado como “A Wuhan Pastor” por China Source, escribió una larga carta en la que reveló que otros pastores de todo el mundo se han dirigido a él y le han preguntado cómo pueden apoyarlo.

“Es evidente que estamos enfrentando una prueba de nuestra fe”, escribió el pastor. “La situación es crítica, pero confiamos en las promesas del Señor, que sus pensamientos hacia nosotros son de paz y no de mal (Jeremías 29:11), y que permite un tiempo de prueba, no para destruirnos, sino para afianzarnos”.

“Por lo tanto, los cristianos no solo deben sufrir con la gente de esta ciudad, sino que tenemos la responsabilidad de orar por aquellos que tienen miedo en esta ciudad y de traerles la paz de Cristo“.

El pastor enfatizó que si bien Cristo “nos dio Su paz”, “la paz no es para sacarnos del desastre y la muerte, sino para tener paz en medio del desastre y la muerte, porque Cristo ya ha vencido estas cosas”.

“Cuando el desastre nos golpea, no es más que una forma del amor de Dios”, afirmó. “Hoy, la epidemia de Wuhan no puede separarnos del amor de Cristo; este amor está en nuestro Señor Jesucristo “.

El pastor instó a la comunidad internacional a “orar por la misericordia de Dios sobre esta ciudad y traer paz a esta ciudad a través de nuestras oraciones y testimonios”.

“Creo que este es el mandato de Dios de llamar a quienes vivimos en Wuhan”, dijo. “Debemos buscar la paz para esta ciudad, buscar la paz para aquellos que padecen esta enfermedad, buscar la paz para el personal médico que lucha en el frente, buscar la paz para todos los funcionarios del gobierno en todos los niveles, buscar la paz para todas las personas de ¡Wuhan!

El pastor concluyó su carta instando a los lectores a “mirar a Jesús”, y agregó que “solo a través de la esperanza de la misericordia del Señor se salvará esta ciudad”.

Epidemia, amor y fe

El virus se originó en Wuhan, una ciudad de 11 millones en la provincia de Hubei, y puede provocar enfermedades respiratorias, mortales en algunos casos. El lunes, Hong Kong informó su primera muerte por el virus, que mató al menos a 425, todos menos dos en China continental.

Estados Unidos registró recientemente su undécimo caso del virus. La semana pasada, la Organización Mundial de la Salud declaró el brote como una emergencia de salud pública.

El organismo de control de la persecución religiosa International Christian Concern señala que en este momento de desesperación y miedo, la comunidad cristiana de China se ha intensificado para brindar esperanza y refugio a los que sufren.

Un video circulado en las redes sociales muestra a cristianos distribuyendo máscaras faciales y panfletos del Evangelio a los transeúntes en las calles mientras suena una predicación en el fondo.

Además, los cristianos de otras provincias han ofrecido sus hogares para acoger a personas que huyen de la provincia de Hubei y que enfrentan discriminación para ser acogidos en viviendas. Human Rights Watch señala que ha habido numerosos informes de hoteles fuera de la provincia de Hubei que se niegan a admitir viajeros con tarjetas de identificación de Wuhan o Hubei, de aldeas que establecen bloqueos de carreteras que bloquean la entrada de automóviles con placas de Hubei, y de personas de Hubei que son acosadas en redes sociales y medios de comunicación.

Jia Xuewei y  Shu Qiong, de la Iglesia del Pacto de la Lluvia Temprana muy perseguida en Sichuan, se encuentran entre una serie de cristianos que abrieron sus hogares como refugio; y se ofrecieron a ofrecer habitación y comida hasta que Hubei levantara la cuarentena.

Fuente: Evangélico Digital

Edita: Periódico UNO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .