Hablar nunca es un acto inocente

Principios divinos para transformar tus palabras en un arma poderosa

Para funcionar en la dinámica de la fe, es de vital importancia conocer la naturaleza de Dios y de su palabra. No existe en la Biblia tal cosa como la fe muda, la fe siempre habla, pues no hay fe sin confesión.

2ª Corintios 4:13

Escrito está: “Creí, y por eso hablé.” Con ese mismo espíritu de fe tambien nosotros creemos y por eso hablamos.
Cada vez que los discípulos le pidieron al Señor que les aumentara la fe, Él no les enseño fórmulas artificiosas o mitos raros; simplemente les enseño a confesar la palabra, y esta palabra confesada produciría fe en ellos. Me parece oír al Señor diciéndoles: “Si quieren fe, háblenle al monte que se traslade al mar, háblenle al sícomoro que se desarraigue y se plante en el mar, simplemente activen la fe hablando fe”.

Hay que reconocer que Dios es Espíritu, por lo tanto es abstracto e invisible, vale decir que él no habita en el mundo de nuestros cinco sentidos naturales, sino que los trasciende.

Fuente Ap. Lucas Marquez

Editado Periodico UNO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .