El poder de la separación

Llevo varios días pensando en este título, desde que vino a mi mente lejos de sentirme angustiada, me produjo entusiasmo, me sentí desafiada, y te voy a contar por qué.

En este tiempo me he dado cuenta que hay demasiadas palabras que las asociamos con ideas negativas, pero hoy quiero que cambiemos el concepto respecto al Poder de la Separación.

¿Alguna vez soñaste con crecer? Y no me refiero a crecer físicamente, sino a crecer como persona, en tus sueños, tus proyectos, en aquello que cuando lo pensabas, hacía latir demasiado rápido tu corazón… Bueno, para que esos sueños o proyectos se cumplieran, necesitaste una visión.

Y quiero decirte hoy, que muchas veces para que una nueva visión llegue a nosotros, necesitamos experimentar separación. ¿Por qué? Porque no siempre todo el que está contigo está dispuesto a acompañarte en tu conquista, o incluso no siempre quien quiere acompañarte, es recomendable que lo haga.

Un ejemplo claro sucede en el matrimonio, un matrimonio no tiene lugar si ambas partes no se “separan” de su familia de origen, para dar lugar a una nueva.

Otro ejemplo, y este fue el que me impulsó a escribir sobre esto, es el de Abraham, conocido como el Padre de la Fe. Él salió de su tierra, Dios le pidió que dejara absolutamente todo, pero él llevó consigo a Lot, su sobrino. Lot no tenía la misma visión y el mismo corazón que Abraham, por lo que Dios tuvo que intervenir y ambos tomar caminos diferentes. Pero fue ahí, a partir de esa separación, que Dios le entregó una nueva visión a Abraham.

Muchas veces el precio de nuestra visión requerirá valentía para una separación. Y no siempre es de personas de quienes necesitamos separarnos… en ocasiones serán creencias erróneas, hábitos destructivos, emociones descontroladas, lugares o situaciones que nos abruman.

Hoy quiero proponerte que tomes tiempo para meditar en aquello que ya sabes, nubla tu visión y pide a gritos, el poder de la separación; lo anotes donde nadie más lo vea, y tomes acción para estar listo a recibir una nueva visión, una que haga latir con pasión tu corazón.

¿Lo hacemos? ¡Yo estoy lista para una nueva visión!

Lic. Psicología Andrea López

Editado: Periodico UNO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .