¿Cuando reabrirán las iglesias?

¿Cuándo reabrirán las iglesias? Esa no es la pregunta correcta. La iglesia no es un negocio que se abre o se cierra según la temporada, o dependiendo de una contingencia.  La iglesia es, ante todo, una familia a la que se pertenece y que tiene una misión que está más vigente que nunca. Imagínese la pregunta: ¿Cuándo reabrirán las familias? Las familias siguen siendo familia aún en medio del confinamiento, e incluso, pueden llegar a ser mejores familias a través de una crisis como esta.

Sólo tendrán que reabrir las iglesias que “cerraron” porque habían hecho de sus reuniones la razón de su existencia.  Pero la mayoría de las iglesias cristianas en el mundo no cerramos, ni tampoco nos “escondimos” como algunos dicen, sino que simplemente “cambiamos” la forma de llevar a cabo nuestra misión. Nos sometimos a un confinamiento voluntario que nos obligó a concentrarnos en las personas más que en los programas y a amar “al Señor de la obra”más que “a la obra del Señor”; a cuestionar incluso nuestras motivaciones y redefinir nuestro llamado: ¿Para qué existimos?¿Cuál es la razón de ser de la iglesia en la tierra?

La palabra iglesia proviene de la palabra “eklesia”, de origen griego, y se usaba para referirsea la avanzada de un reino sobre otro.  Como una “embajada”,  tenía como misión establecer la cultura del Rey conquistador sobre el reino conquistado.  Los cristianos también tenemos a un Rey, cuyo nombre es Jesucristo, quien desde la cruz,  redimió con su sangre a toda la raza humana, conquistando así los corazones de muchos que ahora representamos los intereses de ese Rey. También tenemos a un Padre amoroso, Dios, quien desea integrarnos a Su familia, porque Él no quiere que ninguno se pierda.

No es proselitismo lo que practicamos, sino “predicación del evangelio”.¡El anuncio de buenas noticias! Queremos que todos se salven, que todos conozcan a Jesús. Así que lo hacemos en todo momento, en todo lugar, y sin vergüenza. Estamos orgullosos de hacerlo, pero, a la misma vez, somos respetuosos de las autoridades y podemos sin problemas atenernos a todas las normas que el gobierno crea conveniente, siempre y cuando el evangelio no esté confinado: ¡y no lo está!, nuestra voz está más fuerte que nunca ¡y las oportunidades de mostrar el amor del Padrese han multiplicado!

No es hora de preguntarnos cuándo reabrirán las iglesias, sino de darnos cuenta que nunca permanecimos cerrados, solo dejamos de reunirnos por un breve momento…

Pr. Leonardo Lombar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .